El hombre que describió a los Pendejos

Hoy falleció trágicamente uno de los cantautores más respetados de Latinoamérica, Facundo Cabral. Si no fuera por mi padre, quizás yo no lo conocería, pero lo cierto es que llevo escuchando sus canciones desde antes de tener uso de razón. Por muchos años y como costumbre de llevar la contraria en cuanto a gustos musicales paterno-maternos, no le prestaba mucha atención. Pero al inicio de mi vida adulta comencé a escuchar sus letras (lo cual aún no admito abiertamente en mi casa, así que si se enteran ya sé que fue por alguno de ustedes, estimados lectores).

Creo que lo más admirable de Cabral era la claridad con que expresaba contenido en sus textos y en sus canciones. En un mundo lleno de discursos vacíos, repetitivos y sin sentido, en el que los políticos manipulan ideologías que moldean a sus intereses, y en el que los cantantes se olvidaron de componer para hablar de sus obsesiones con prostitutas cuarentonas una y otra vez (No es contigo, Arjona), hace falta gente que diga las cosas como son. En un mundo lleno de pendejos de todo tipo, Cabral supo transmitir un mensaje claro, contundente y sincero, sin que hubiese un interés político o económico de por medio, y si hay algo que hace falta hoy en día, es gente con esa vocación.

Este fue el texto que me hizo empezar a prestarle atención a Cabral. No es el más optimista ni el más profundo, pero no se puede negar la genialidad con que identifica uno de los temores que tenemos todos los hombres de bien:

“Cada cantor es una buena noticia
porque cada cantor es un soldado menos
y por eso hay que cuidarse del que no canta
porque algo esconde.
Mi abuela decía:
Habría que acabar con los uniformes
que le dan autoridad a cualquiera
¿Que es un general desnudo?
y tenia razón, y tenia derecho a hablar de
esto porque estuvo casada con un coronel,
que era realmente un hombre valiente.
Solamente le tenía miedo a los pendejos.
Un día le pregunté porqué,
y me dijo porque son muchos.
No hay forma de cubrir semejante frente,
y por temprano que te levantes
a dónde vayas ya estas lleno de pendejos.
Y son peligrosos porque al ser mayoría
eligen hasta al presidente.
Y los hay de todas las categorías,
por ejemplo:
El pendejo burócrata
que es oficial oficialmente pendejo.
El pendejo optimista
que cree que no es pendejo.
El pendejo pesimista
que cree que es el único pendejo.
El pendejo esférico
que es pendejo por todos los lados.
El pendejo fosforescente
porque hasta de noche se ve que por allá viene un pendejo.
El pendejo de referencias
¿Donde está Alberto?, allá al lado del pendejo de la chaqueta gris.
El pendejo consciente
que sabe que es pendejo.
El pendejo de sangre azul
que es hijo y nieto de pendejos, y el más peligroso de todos
El pendejo demagogo
que cree que el pueblo es pendejo.”

Hasta luego Facundo, saludos a Ghandi, Miguel Angel, Whitman, San Agustín y la Madre Teresa.

2 comentarios en “El hombre que describió a los Pendejos”

  1. Yo lo conocí, gracias a un amigo ecuatoriano, quien en un momento bien triste de mi vida me recomendó un vídeo de el, jeje de allí me gusto y mucho…aunque no la música, mas bien el contenido 🙂 …lastima que muriera así ! “Y que no te confundan unos pocos homicidas y suicidas, el bien es mayoría pero no se nota porque es silencioso, una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que le destruya hay millones de caricias que alimenta a la vida. “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s