La debacle del Caracas

Jesús Aguilar, una de las promesas de los Leones.

¿Qué les pasó a los Leones del Caracas esta temporada? Estamos hablando de un equipo que promedió 38 victorias en las últimas tres temporadas y que este año tendrá que jugar casi perfecto en los 13 juegos que le quedan para alcanzar las 30.

Buena parte de los fanáticos coinciden en que ha sido un cúmulo de factores que se han combinado para que la temporada resulte tan desastrosa. Otros se encargan de mantener viva la costumbre de buscar culpables, cual cacería de brujas y tratan de convertir hechos aislados en tramas complicadas y novelescas que le den un sentido profundo y filosófico a algo tan claro como el agua (Ej: El episodio entre Teufel y Egmer Escalona hundió al equipo).

Entre los elementos que han influido en el bajo rendimiento del Caracas, están los siguientes:

  1. 25 lesionados desde el 12 de Octubre: Desde que empezó la temporada el Caracas ha sido un hospital. Las bajas han sido sensibles y significativas, al punto que no vale la pena siquiera enumerarlas. Diría que la más importante fue la de Daniel Mayora, que fue el mejor bateador del equipo en el mes de octubre y aún no se ha podido reincorporar. Eso sin contar las lesiones de Carlos Carrasco y Juan Carlos Gutiérrez, que fueron descartados por lesión para esta campaña. Siéntanse libres de incluir en esta lista a Josh Kroeger.
  2. Importación floja: La importación en esta Liga es una lotería, y el que diga que traer un extranjero con números respetables en Ligas Menores es garantía de éxito, les está mintiendo. Nadie sabe cómo se va a adaptar el jugador a la LVBP, si tendrá la capacidad de trasladar sus buenos números; o si por el contrario un jugador de bajo perfil en el exterior pondrá estadísticas extraordinarias en la corta temporada de béisbol venezolano. Se requiere de una buena labor de scouteo, buenas relaciones con las organizaciones de MLB y una dosis significativa de suerte para tener una importación que rinda. ¿Cuál de esos aspectos falló este año? No manejo información suficiente para juzgar; pero tomando en cuenta que la misma Gerencia que está hoy, trajo hace 3 años a una de las mejores camadas de importados que ha visto esta Liga, le daría el beneficio de la duda y diría que es el elemento impredecible el que falló en esta ocasión.
  3. Reestructuración forzada: La situación era inevitable; había que salir de algunos jugadores para abrir cupo a los jóvenes. Se esperaba que el talento emergente estuviese al nivel de exigencia de la Liga; no ha sido así en todos los casos y habrá que tenerle paciencia a los prospectos. Pero así como los jóvenes no estaban listos, quedarse con los que se fueron tampoco era la solución. Cualquier persona con conocimientos básicos de béisbol puede ver que los números de Castillo, Melián y Maldonado son deficientes al punto de que en un hipotético Caracas con ellos, hubiesen hecho más daño que ayuda. La reestructuración no ha salido como se esperaba, pero la otra alternativa tampoco hubiese sido exitosa.
  4. Nunca se pudo ejecutar la planificación: Se buscaba construir un equipo en base a jugadores rápidos que aumentasen la capacidad de hacer carreras. Entre las lesiones y las improvisaciones nunca se pudo armar ese equipo. No sé si la Gerencia tenía un plan de respaldo ante un eventual fracaso de la planificación original, pero lo cierto es que si lo tenía, nunca se evidenció.
  5. Bajo rendimiento de quienes se daba por sentado que jugarían bien: Guzmán viene de 3 temporadas fuera de serie, por lo cual una regresión era totalmente comprensible. Pero lo que hemos visto este año ha sido muy por debajo de cualquier previsión posible. José Lobatón y Raúl Padrón, si bien sin ser estrellas, podían ser considerados regulares durante los dos primeros meses de campaña, y han dejado números terribles. No incluyo en este grupo a Asdrúbal Cabrera porque apenas lleva una semana jugando.
  6. Mala suerte: No me gusta hablar de “suerte”, pero es el único término bajo el cual puedo englobar a todos los factores que no dependen del equipo, más allá del talento de los rivales. El Caracas tiene récord de 5-10 en juegos por diferencia de una carrera; 6-15 en juegos por diferencia de 2 o menos carreras. Ese tipo de juegos generalmente se define por un jonrón, un error, un detalle cualquiera que puede marcar la diferencia. Lo más común es que los equipos tengan récord cercano a .500 en ese tipo de encuentros, pero el Caracas, por una u otra razón ha dejado escapar la inmensa mayoría de los partidos cerrados. La otra cara de la moneda son los juegos perdidos por más de 3 carreras: El Caracas lleva 8 igualado con Tigres, mientras que Bravos con 14; y La Guaira, Águilas y Cardenales con 11 lo superan. Con esto no quiero decir que el Caracas está jugando bien y aún así pierde, pues la ofensiva ha estado muy por debajo del nivel deseado; el asunto es que el récord es peor (Calculo que por unos 4 o 5 juegos) de lo que debería ser, ya que el equipo mantiene juegos cerrados y son los detalles los que hacen la diferencia.

A nadie le gusta ver a su equipo perder, pero reducirse a canalizar ese dolor o molestia en insultos o peticiones de renuncia o cambios es absurdo. El que quiera ser fanático, que lo sea y apoye a su equipo en las buenas y en las malas. El que quiera jugar a ser manager (o Gerente General) de Tribuna y cuestionar todas las decisiones que se toman, tiene que aprender a analizar en frío, con argumentos y sabiendo el alcance de la información que tiene disponible. Y por encima de todo, tiene que quitarse ese chip infantil de que en el béisbol hay “culpables” que, por su sola acción o inacción, convierten un equipo bueno en un equipo malo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s