Kit Viajero: 10 cosas que no deben faltar en tu equipaje

maleta

Emigrar involucra mucha incertidumbre, y uno de los momentos en que se hace más evidente es cuando estás haciendo la maleta. En la mayoría de los casos, tienes una capacidad entre 23 y 32 kilos por persona y ahí tienes que sacar el mayor provecho a ese espacio. Aquí un listado de algunas cosas que recomiendo incluir en esa maleta:

  1. Emigrar 101: Ropa adecuada, diccionario/traductor si vas a un país en donde se habla otro idioma; medicinas.

Conversaba con alguien sobre si era necesario incluir este punto, ya que suena muy obvio, pero no está de más decirle lo mismo que le dirán sus mamás y sus abuelas: “Mijo, abríguese y tómese su jarabe”.

Averigüen bien las temperaturas promedio de acuerdo a las temporadas y prepárense adecuadamente. Eso sí, no se lleven la ruana que compraron en el páramo para aguantar el frío de un invierno en Inglaterra o en Chile, porque no les va a servir. Pregunten a sus conocidos y si no tienen nada que sea suficientemente abrigado, lleven lo que tengan y al llegar a su destino compren un abrigo adecuado. Igualmente prepárense para el calor, porque si se llevan puros sweaters y les toca caminar por la Gran Vía en Madrid en pleno agosto, van a sofocarse a mitad de camino. Los países con cuatro temporadas requieren previsión, algo que a los venezolanos nos cuesta asimilar al principio, pero una vez se acostumbran verán cuánto los puede ayudar esa preparación a entender la cultura a la que se estén integrando.

Con respecto a las medicinas, traten de llevarse medicamentos sin prescripción para los males comunes: Resfriado, malestar estomacal, dolor de cabeza, tos. Si no los consiguen no se preocupen, muy probablemente habrá en su país destino, aunque a un costo mayor. Si tienen alguna dolencia particular (asma o alguna enfermedad crónica) váyanse preparados y con reserva. Por último, si son propensos a virosis fuertes que requieran antibióticos, consulten a su médico para que les de una prescripción y puedan llevarse una reserva. IMPORTANTE: Llévense copia de la prescripción en la maleta donde metan las medicinas, en caso de que los revisen en aduana van a tener el justificativo.

El diccionario o traductor puede sonar obvio, más aun en los tiempos de Google Translate y dependiendo de tu nivel en otros idiomas, pero nada más piensen que en inmigración -donde no permiten el uso de teléfonos celulares-  por alguna razón el funcionario de un país que no sea de habla hispana los retiene. Si no tienen dominio de esa lengua, van a tener dificultades para expresarse. Poco probable, pero un diccionario pequeño debe pesar no más de 250 gramos y cabe perfectamente en el carry-on. Como dice Gilberto Correa, más vale tenerlo y no necesitarlo, que necesitarlo y no tenerlo.

  1. Adaptador de corriente:

Adaptador-de-corriente-universal-AC-europeo-(DESCONTINUADO)-32

Este punto pudiera ir también en “Emigración 101”, pero más allá de la obviedad de que hace falta el adaptador, mi recomendación sería que no esperen a llegar a los aeropuertos a comprarlos, pues ahí lo conseguirán más caros.

Muy probablemente después de su viaje lleguen con el celular descargado y si llegan de noche, no querrán tener que pagar 5 o 6 euros en el aeropuerto por un adaptador que conseguirían en 2 o 3 euros en una tienda de la ciudad.

IMPORTANTE: En Venezuela el voltaje eléctrico es de 120V, al igual que Estados Unidos, México, Colombia y otros tantos países de Latinoamérica. Sin embargo, en otras partes del mundo incluyendo Europa, Chile, Uruguay y Argentina el voltaje es de 220V. Hay equipos electrónicos aptos para poder utilizar ambos voltajes, entre ellos cargadores de celulares y laptops (No dejen de leer la etiqueta de su cargador para estar seguros). Sin embargo hay otros tantos que no funcionarán y pueden incluso hacer corto, causar explosiones, incendios y demás. Aunque venden transformadores de corriente (ojo, no son lo mismo que adaptadores), estos suelen ser sumamente costosos y no justifican el gasto, por lo cual les recomiendo verificar,y si van a un país que usa 220V, no se lleven equipos que funcionen con resistencia (secadores de pelo, cafeteras) ni equipos que requieran estar conectados permanentemente (televisores, cónsolas, etc.).

En este vínculo podrán encontrar un listado del voltaje de corriente que usa cada país.

  1. Documentos legalizados/apostillados.

Para que un documento emitido por una autoridad venezolana tenga validez ante las autoridades e instituciones académicas en el exterior, es exigido (en la gran mayoría de las ocasiones) que el mismo haya sido legalizado o apostillado, dependiendo de si el país destino suscribió o no el Convenio de La Haya sobre la Apostilla.

¿Qué buscan estos procedimientos? Dar certeza sobre la validez y legalidad de los documentos emitidos en Venezuela, sea el título universitario emitido por una universidad venezolana (pública o privada), el acta de matrimonio o cualquier otro documento emanado de las autoridades, e incluso contratos entre particulares.

Tengan presente que aún si no piensan utilizar estos documentos a corto plazo, el no tenerlos implica que van a tener que contratar a un gestor, abogado o enviar un poder especial a algún familiar para que asista a los Registros Civiles y Ministerios para realizar un trámite que es engorroso y puede tomar meses.

Los países que han suscrito el Convenio de la Haya sobre la Apostilla los pueden encontrar aquí. Es importante que verifiquen cuál es el proceso que les corresponde antes de incurrir en gastos. Pueden escribirme a través de este formulario y trataré en la medida de lo posible de aclarar sus dudas o ponerlos en contacto con abogados expertos en la materia si requieren asesoría que vaya más allá de información general.

  1. Números de contacto de conocidos en el país destino.

agenda-telefonica-getty_MUJIMA20130116_0018_6

Si les pasa como a mí, seguramente a cualquier parte del mundo a donde vayan a viajar, sus papás van a tener a un primo, pariente lejano, amigo de un amigo de la familia o el hijo de la vecina que se consiguen todos los días en el ascensor que vive en el mismo sitio. Y antes de irse les van a dar un papelito (de esos de taquito interminables predecesores de los post-it, con el logo de la empresa de seguros) con el número de esa persona, que ustedes probablemente no conocen o han visto sólo un par de veces en sus vidas. Agarren ese papelito y llamen a esa persona en lo que se instalen.

Recuerden que emigrar implica salir de nuestra zona de confort. En casa es posible que tengamos un círculo de amigos, familiares y compañeros que escogemos día a día y con el que nos sentimos cómodos. Al emigrar a otro país, ese círculo comienza desde cero, y aun cuando llegas a un sitio donde tienes familiares o amigos, no puedes esperar que ellos te dediquen atención exclusiva.

Llamen a esa persona, muchas veces se sorprenderán de la amabilidad con que te van a atender y en muchas ocasiones te van a ayudar a conocer contactos, darte consejos sobre lo que puedes hacer, las zonas con mejor relación precio/valor para vivir, dónde comprar la harina pan y los cachitos, y cualquier cantidad de experiencias que sólo te la puede compartir alguien que ya pasó por lo mismo que estás pasando tú.

  1. Reserva de Chucherías.

Otv08qz3tL3D5R-640m

Yo podía pasar meses en Venezuela sin comer pirulín, tomar Toddy o comprar Samba. Sí compraba Susy de vez en cuando, pero tampoco era algo de vida o muerte. Basta que a uno le sellen el pasaporte para que empiecen los antojos de chucherías venezolanas.

En la medida en que su equipaje lo permita, llévense una reserva de chocolates venezolanos así se vayan a mudar para Suiza o los haya contratado Hersheys para degustar chocolates en su planta. Primero porque a nivel de calidad nada tienen que envidiarle, y segundo porque en momentos en que se combinan la nostalgia y la ansiedad no vas a conseguir nada mejor a qué recurrir.

Por favor no vayan a meter un queso blanco en su maleta, porque lo más probable es que se lo quiten en la aduana. Harina Pan y malta se consigue en casi cualquier país del mundo, y después de superar la indignación de ver que productos emblemáticos venezolanos son fabricados en el exterior, agradecerán que pueden comprarlos.

El ron venezolano también se consigue en muchos lugares en el exterior, particularmente Santa Teresa, Cacique y Diplomático en gamas medias y alta. Sin embargo no está de más traerse una botella para alguna ocasión especial, sobretodo porque los precios del ron, proporcionalmente, son muy superiores a lo que estamos acostumbrados.

  1. Libro de Cocina.

libro_scannone

Que emigrar sea una experiencia que nos saca de la zona de confort no quiere decir que no podemos traer algunas cosas que haga ese camino menos ajeno a nosotros.

Sea que sea un chef experimentado o no sepas freír un huevo, llévate un libro de cocina y preferiblemente uno en donde se encuentren recetas que sueles comer en tu casa o en la de tus padres o abuelos. Es muy probable que el libro “Mi Cocina” de Armando Scannone, sea uno de los que viste en algún momento de tu infancia en la cocina de tu casa con la carátula escarapelada, algunas hojas sueltas y salpicadas de onoto. Si aún no te suena, es el mismo que saca tu mamá todos los diciembres para hacer las hallacas.

El tema es que si no sabes cocinar, probablemente te toque aprender y vas a querer preparar comidas que te sepan a tu casa. Les hablo de corazón cuando les digo que no hay paladar que pueda con tres días seguidos de comida de microondas, y presumo que son pocos los que tienen una billetera que aguante comidas fuera de casa todos los días. Por otro lado si sabes cocinar, te vas a antojar de un asado negro o una polenta en cualquier momento.

Siempre puedes usar el comodín de pedirle la receta a tu mamá, tía o abuela, pero tener ese librito que te saque de apuros cuando el cambio horario no te permita llamarla o le falle la conexión de Skype te va a ser extremadamente útil.

  1. Bandera de Venezuela.

images

La gran mayoría de los emigrantes salimos de Venezuela despechados. Ya me dijeron que no volviera a poner una foto del piso de Maiquetía, pero es difícil que no venga a la mente porque ese escenario se volvió el restaurant donde le dijimos a nuestra tierra “deberíamos darnos un tiempo”, sabiendo que todavía la amas pero no puedes estar con ella.

Incluso quienes nos quejamos estando allá, criticamos tanto la mal llamada “viveza” criolla y que salimos asqueados de la cultura de compadrazgo y la politización de toda vaina las instituciones, vamos a vivir un proceso de reconciliación con el país y aprender a contrastar y a valorar lo bueno que nos dejó, sea poco o mucho, sea para regresar o para transmitirlo a nuestro entorno e hijos si nos quedamos en nuestro destino.

Conozco gente que luchó por ideales allá y se fue decepcionada de no haber podido cambiar las cosas; gente que no veía oportunidades profesionales; otros que huyeron por algún encuentro cercano con el hampa. Todos caminos distintos y muy válidos, pero todos tenemos sello de fábrica “Made in Venezuela”, y eso nos hace embajadores de nuestra tierra.

Vas a escuchar el Alma Llanera y se te va a aguar el guarapo, de Octubre a Enero te vas a despertar en la mañana viendo como amaneció el Caracas o Magallanes en la tabla, tus pupilas se van a dilatar cuando veas un tequeño, te vas a estresar leyendo Twitter cuando ocurra algo en Venezuela y nada más tú vas a entender lo que significa quedarse pegado frente al televisor (o streaming) viendo una baranda hasta que aparezca una señora cachetona recién salida de la peluquería a dar los resultados de la “fiesta democrática”.

Es muy importante saber que cuando uno va a otro país debe integrarse a otra cultura, pero eso no implica de ninguna manera renunciar a tu identidad, y por eso es que una bandera, una camisa de la Vinotinto, un cuadro del Ávila o una serigrafía de Cruz Diez se van a convertir en apoyo moral indispensable en tu travesía. Y no quiero entrar en temas políticos en este post, pero el día en que Venezuela abra sus puertas nuevamente a todos los venezolanos, vas a querer salir con tu bandera a la calle, en donde estés, a celebrarlo.

  1. Recuerdo familiar.

Cuevas km

Así como uno no deja de ser venezolano al salir del país, tampoco pierdes los apellidos. Si hay algo resulta duro para los venezolanos –y por nuestra cultura me atrevo a decir que para todos– es estar lejos de la familia.

Puedes tener la carpeta de Dropbox, el Facebook y la computadora llena de fotos y videos familiares, pero imprímelas y monta un pequeño cuadro, o ten un recordatorio de tu familia en algún lugar de tu casa. Te va a ayudar a recordar a quienes están ahí en las buenas y en las malas, quienes te motivan para que aguantes los momentos duros y celebran contigo a distancia tus alegrías.

En mi caso me traje un pequeño cuadro con la historia de mis dos apellidos, que me lo regaló mi papá hace algunos años. Lo tengo en mi habitación y es de las primeras cosas que veo al despertarme. No subestimen el impacto emocional que tiene emigrar, ni todo lo que los va a ayudar tener personalizadas las cuatro paredes que tengan donde lleguen.

  1. Token o “Amuleto”

2014-07-26 13.13.39 (1)

Sean o no supersticiosos (yo no lo soy), les recomiendo que se lleven un token o un “amuleto” con algún valor simbólico para su viaje. Al igual que la bandera o el recuerdo familiar, se trata de algo que los ayude a encontrar motivación en los momentos difíciles. Puede ser algún regalo, adorno de escritorio, cadena, pulsera, o incluso algún reconocimiento de algo que ya hayan logrado anteriormente, que les haga recordar que si se trazaron un objetivo, van a hacer lo posible para cumplirlo.

Repito, no subestimen el impacto emocional de emigrar, se trata de un rumbo a lo desconocido que no saben a dónde los va a llevar, lo que pueden es tratar de hacer ese camino lo más llevadero posible.

  1. Actitud

Por último en esta larga lista pero no menos importante, hay que llevarse una actitud de apertura al cambio, de comprender las implicaciones del proyecto y de no darse por vencido en cualquier escenario. Tal como decía en un post anterior, el éxito y fracaso no se mide por el hecho de quedarse en el país destino o regresarse en algún momento, sino en ser feliz con lo que se está haciendo. Hay mucha gente que emigra y consigue lo que está buscando, como hay otros que pasan años haciendo algo que no les gusta, y resulta que terminan siendo igual o más infelices que si estuvieran en Venezuela. Hay que ver toda vivencia como una experiencia y sacar el mejor provecho.

No es mi intención sonar como libro de autoayuda, pero el éxito se consigue estando en paz con uno mismo y trabajando por tus objetivos a corto, mediano y largo plazo, porque termina siendo más importante el camino que recorres que el destino final.

Espero que esta lista sea de utilidad a quienes están en proceso de emigrar o a quienes ya están afuera para que terminen de completar su kit de viaje.  Si ves que algo está faltando en la lista inclúyelo en la sección de comentarios.

Anuncios

4 comentarios en “Kit Viajero: 10 cosas que no deben faltar en tu equipaje”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s