Lecciones de Game of Thrones para Emigrantes: Sansa Stark

Quinta entrega en la serie de lecciones de Game of Thrones para emigrantes. Si deseas leer alguna de las otras entregas puedes hacer click en los enlaces a continuación:

NOTA: Haré lo posible por evitar spoilers, pero pueden haber referencias tanto a los libros como a la serie.

Sansa Stark, de muñeca de porcelana a dama de hierro.

Sansa es la mayor de las hijas de Eddard Stark y Catelyn Tully. Toda una dama preparada para convertirse en princesa, pues había sido ofrecida en matrimonio a Joffrey Baratheon, antes de fallecer Robert. Cuando su padre viajó a King’s Landing para convertirse en la Mano del Rey, ella lo acompañó llena de ilusión, cual muchacha de provincia deslumbrada por los encantos de la capital.

Sansa vivía una ilusión, un mundo de fantasía en el que todos sus sueños se estaban haciendo realidad. Incapaz para comprender la realidad que le tocaba vivir en una Westeros en crisis, la tragedia se convirtió en su única compañera desde la muerte de su padre, cuando cayó prisionera de los Lannister y posteriormente entró en el juego de traiciones de Littlefinger, para terminar como esposa del bastardo de Bolton, Ramsay, y con un futuro incierto.

Sansa aprendió, por la vía difícil, que turismo y emigración son dos cosas distintas.

Sansa 1

¿Cómo empezó la emigración de Sansa?

Sansa lo tenía todo en Winterfell. Era la hija del Lord, nunca tuvo que pasar trabajo y contaba con todas las atenciones que podía tener una princesa. Su plan de vida era casarse con un príncipe azul y pasar una vida dedicada a lucir vestidos hermosos y, eventualmente, tener hijos que serían reyes.

Con eso en mente emprendió su viaje a King’s Landing, en donde la recibieron como la princesa que esperaba ser. Cersei, reina consorte, se convirtió en su modelo a seguir, y una inocente Sansa creyó que la vacación que estaba viviendo sería su vida permanente. Se negó a salir de la burbuja, a pesar de las constantes alarmas que sonaban a su alrededor.

La ingenuidad de Sansa la llevó incluso a denegar de sus orígenes, y no fue sino hasta después de la muerte de su padre que empezó a ver la crueldad de Joffrey y el resto de los Lannister. A partir de allí y durante casi toda su estadía en King’s Landing, vivió siendo víctima de su inocencia, esperando un caballero andante a su rescate que nunca llegó.

Muchos emigrantes escogen un destino y deciden instalarse en un sitio que aparentemente está muy bien, porque les pasa lo mismo que a Sansa, viven una breve experiencia en unas vacaciones y la proyectan como su potencial vida de emigrante. Se mudan, ponen todas sus esperanzas (y ahorros) en prolongar esas vacaciones y de pronto les cae la realidad de golpe: Impuestos, trabajos que exigen compromiso y una remuneración moderada, márgenes de ganancia muy distintos a los que estamos acostumbrados en Venezuela, autoridades que exigen respeto a la ley e imponen multas cuando se incumple.

Cuando ese golpe le llega a los emigrantes que se van con ese toque de ingenuidad, la primera reacción suele ser como la de Sansa: Incredulidad y ganas de volver a un pasado que no es posible.

Sansa 3

¿Qué hizo Sansa?

Su primera reacción fue, como ya dijimos, una negación de la realidad. Creer que esto no le podía estar pasando a ella y esperar que alguien la rescatara. Llevó la autocompasión a niveles dramáticos, victimizándose porque la habían sacado de la burbuja, pero su reacción inicial fue nula, limitándose a esperar que un cambio ocurriera en su entorno como por arte de magia.

Esto la dejó a merced de sus captores, que la habían ofrecido en matrimonio a Joffrey al principio, para apaciguar al Norte al tener una Stark como reina; y cuando ya no era necesario arreglaron su matrimonio con Tyrion, a quien ella despreció desde el primer momento.

En su breve unión con Tyrion, aprendió que las apariencias engañan y el menor de los Lannister se ganó su respeto. Empezó a salir de ese patrón de victimización y Littlefinger se convirtió en una especie de mentor, del cual ella lentamente fue aprendiendo sus artes maquiavélicas en diplomacia.

La oportunidad se le presentó al momento de la muerte de Joffrey, cuando escapa a Eyrie, dejando atrás su vida frustrada de princesa, y comienza una nueva etapa, en donde se ve a una joven más madura, a quien no dejan de pasarle cosas malas, pero las afronta con mucha más entereza.

Particularmente prefiero la trama de los libros, en donde Sansa se convierte en Alayne, una bastarda, y renuncia finalmente a ese sueño de ser una princesa para permanecer en Eyrie aprendiendo de Littlefinger. Sin embargo en la serie, aunque se ve parte de esa evolución, todavía queda una parte de la Sansa “víctima” que espera que un tercero la rescate de sus desgracias.

Sansa 5

¿Qué podemos aprender de Sansa?

Tanto de sus errores como de su evolución, hay mucho que aprender de Sansa.

Lo primero, como ya dije anteriormente, una cosa es turismo y otra emigración. No podemos dejarnos llevar por los encantos de una cultura o un país porque lo disfrutamos en unas vacaciones, puesto que son situaciones totalmente distintas. Quien emigra pensando que de llegada va a mantener el mismo nivel de gastos -comprando un carro de lujo o endeudándose por las posibilidades de crédito que no se consiguen en nuestro país- cuando aún no ha conseguido un trabajo que le permita generar más ingresos que egresos, se expone a terminar como Sansa: Esclavo de una realidad de la cual nadie lo va a rescatar.

También podemos aprender de Sansa que hay situaciones difíciles que son inevitables, pero depende de nosotros aprovechar las circunstancias para elevar nuestras probabilidades de supervivencia, a través de decisiones maduras basadas en la realidad que nos tocó, y no en la fantasía que nos hubiese gustado vivir. La Sansa que fue engañada por los Lannister para convencer a Robb de que abandonara su insurrección, no hubiese aprovechado la oportunidad que tuvo para escapar a Eyrie.

Sansa aún está llena de cicatrices, y sigue pasando por situaciones difíciles, pero ha aprendido, ha adquirido coraje y aunque aún le falta por aprender, afronta las dificultades con más entereza, y eso eventualmente se verá en su evolución. Lo mismo nos ocurre a los emigrantes, que vamos aprendiendo de las situaciones difíciles y tenemos dos alternativas: O victimizarnos o buscar la forma de salir adelante. Y esta última opción es la única que nos puede llevar al éxito.

Anuncios

3 comentarios en “Lecciones de Game of Thrones para Emigrantes: Sansa Stark”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s