Archivo de la etiqueta: Caracas

Fernando Arreaza, otro ícono que se une al éxodo

Fernando Arreaza (@arreazaortega), periodista deportivo y narrador del circuito radial de los Leones del Caracas y de Venevisión

 

Cuando uno va creciendo, construye ciertos íconos que asocia con su realidad, que por supuesto está atada al país en donde uno vive y que forman parte de nuestro entorno y por qué no, de nuestra cultura. Los que rondamos los 30, crecimos en una Venezuela de Pirulin, Frescolita, Sorbeticos, Torontos, Susy, Cocosettes, Raquetis, Pepitos y Toddy, entre tantas otras chucherías.

En televisión vimos Radio Rochela, el Club de los Tigritos, Bienvenidos, Sábado Sensacional, el Juego de la Oca, la Guerra de los Sexos, el Chavo y un sinfín de programas que nos acompañaban a hacer la tarea (o a postergarla). Confieso que de la programación de Venevisión sólo veía Bienvenidos, pero no se puede negar que los demás programas también forman parte de los recuerdos de una, o más bien varias generaciones.

Quienes tuvieron la dicha de ser fanáticos de béisbol al nivel de escuchar juegos por radio, encontrarán que algunos periodistas se convierten en las voces oficiales de sus equipos. Lo saben los larenses, con Alfonso Saer; los Magallaneros tienen a Carlos Feo, y los Caraquistas a Fernando Arreaza. Con el perdón a los fanáticos de los demás equipos, creo que ningún otro periodista representa tanto arraigo a una divisa como los tres que acabo de mencionar (pero si me equivoco me pueden sacar de mi ignorancia en la sección de comentarios).

Seguir leyendo Fernando Arreaza, otro ícono que se une al éxodo

Anuncios

Hometown: Cuál es hogar de un emigrante?

Aunque si se van al traductor les va a decir que “Hometown” significa “ciudad natal”, la traducción más cercana a esta palabra anglosajona sería “ciudad hogar”, y siempre me ha parecido un concepto bien complicado, especialmente para los que estamos acostumbrados a saltar de un lugar a otro. Quienes hayan emigrado a Reino Unido, Australia o Estados Unidos, tendrán que haber llenado una planilla más de una vez donde le pregunten esto.

Sostengo que no es lo mismo que lugar de nacimiento, uno puede haber nacido en un lugar pero eso no convierte automáticamente ese lugar en tu “ciudad hogar”. Tampoco es lo mismo que residencia. Puedes estar viviendo en un lugar ahora, al que llegaste por circunstancias particulares y en el que esperas quedarte un tiempo. Pero aún así, no abarca todo lo que involucra “hometown”.

Seguir leyendo Hometown: Cuál es hogar de un emigrante?

Caracas, ciudad de Despedidas

El video de “Caracas, Ciudad de Despedidas”,  ha puesto a todo el mundo a opinar, así que aprovecho para retomar la actividad del blog con mi humilde percepción de la grabación. El que no lo ha visto (que no deben ser muchos), aproveche:

Creo que todos podemos estar de acuerdo en que los testimonios dan la impresión de una frivolidad enorme. Es muy fácil caer en la burla, pero si la mayor crítica al video es que se queda en lo superficial, creo que sería una hipocresía quedarse en las burlas y no tratar de ver más allá de lo obvio y entender lo que intentaron hacer estos chamos y por qué el resultado final salió así.

Seguir leyendo Caracas, ciudad de Despedidas

Caraquista en tiempo de crisis

Hace un par de días analicé la situación del Caracas desde una perspectiva totalmente empírica. Hoy voy al análisis desde el punto de vista de un fanático que ha aprendido a ser Caraquista en tiempos de crisis. Vamos con dos hechos que son reales e irrefutables:

  1. Un equipo no gana todos los años. Los mejores equipos en las mejores ligas del mundo ganan, en promedio, una vez a cada tres o cuatro años; así como en ocasiones los equipos muy buenos ganan 3 o 4 títulos seguidos, las sequías pueden extenderse hasta por 15 años o más.
  2. Uno se hace fanático de un equipo con la ilusión de verlo ganar.

Esto nos lleva a una conclusión más que obvia, pero necesaria para lo que vendrá después: Cuando el equipo gana, el fanático es feliz. Son dos hechos reales e irrefutables que se combinan para dar un único resultado que es igual para todo el que está en esa situación. Cuando su equipo gana, Usted es igual a los fanáticos de cualquier equipo del mundo cuando ganan en la categoría en que participan.

¿Pero qué pasa cuando el equipo que usted apoya pierde? Aquí es donde el asunto se pone divertido, porque se empiezan a marcar las diferencias. Decir que uno es fanático cuando el equipo gana no tiene ciencia, cualquier bolsa puede apoyar a un equipo cuando va ganando. Seguir leyendo Caraquista en tiempo de crisis

La debacle del Caracas

Jesús Aguilar, una de las promesas de los Leones.

¿Qué les pasó a los Leones del Caracas esta temporada? Estamos hablando de un equipo que promedió 38 victorias en las últimas tres temporadas y que este año tendrá que jugar casi perfecto en los 13 juegos que le quedan para alcanzar las 30.

Buena parte de los fanáticos coinciden en que ha sido un cúmulo de factores que se han combinado para que la temporada resulte tan desastrosa. Otros se encargan de mantener viva la costumbre de buscar culpables, cual cacería de brujas y tratan de convertir hechos aislados en tramas complicadas y novelescas que le den un sentido profundo y filosófico a algo tan claro como el agua (Ej: El episodio entre Teufel y Egmer Escalona hundió al equipo).

Entre los elementos que han influido en el bajo rendimiento del Caracas, están los siguientes:

  1. 25 lesionados desde el 12 de Octubre: Desde que empezó la temporada el Caracas ha sido un hospital. Las bajas han sido sensibles y significativas, al punto que no vale la pena siquiera enumerarlas. Diría que la más importante fue la de Daniel Mayora, que fue el mejor bateador del equipo en el mes de octubre y aún no se ha podido reincorporar. Eso sin contar las lesiones de Carlos Carrasco y Juan Carlos Gutiérrez, que fueron descartados por lesión para esta campaña. Siéntanse libres de incluir en esta lista a Josh Kroeger.
  2. Importación floja: La importación en esta Liga es una lotería Seguir leyendo La debacle del Caracas

Caracas es Caracas, y lo demás…

Caracas BBC

Los fanáticos de los Leones del Caracas que conocemos la historia, siempre supimos que el Cervecería Caracas era el predecesor de los Leones, que Pablo Morales y Oscar Prieto Párraga adquirieron la franquicia en 1952, le cambiaron el nombre y rápidamente se convirtieron en el equipo más ganador de la Liga. En el legado que dejó el Cervecería quedaron tres títulos de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional, que algunas veces contábamos en el palmarés como un plus a la ya excelsa vitrina del equipo.

No obstante, esos tres títulos no eran considerados como parte de los logros de los Leones del Caracas, y quedaban entonces como Venezuela con el Esequibo. Los contábamos, sabíamos que estaban allí, que eran del equipo, pero no formaba parte de los títulos oficiales.

Eso cambió el día de ayer, cuando fueron revelados los resultados de una investigación legal realizada por el historiador Javier González (@javiergon56), demostró oficialmente lo que ya todos sabíamos: Cervecería Caracas es la misma franquicia que Leones del Caracas. Seguir leyendo Caracas es Caracas, y lo demás…

Los Rays y su guión de película

Imagen de Brian Blanco/European Pressphoto Agency

El cierre de temporada de la MLB parece sacado de un guión escrito por Stephen King (Fanático empedernido de los Red Sox, para más ironía). La noche del 28 de septiembre de 2011 debe ser recordado como una de las más memorables del béisbol, pues sin importar a qué equipo se apoya, vivimos uno de esos momentos en donde pasa lo impensable y el béisbol recompensa al que lo merece. Algunos lo pueden llamar un milagro, otros dirán que se alinearon los planetas y otros pensarán que se conjugaron todos los elementos para que dos equipos que hace un mes parecían eliminados, clasificaran de la manera más dramática posible.

Fue una jornada de lecciones para los equipos que parecían tener su cupo garantizado; una de esas historias en las que David vence a Goliat. Los Rays de Tampa Bay, el equipo con la segunda nómina más baja de las Grandes Ligas, se las ingenió para clasificar a la postemporada por encima de los poderosos Red Sox y su nómina de 161 millones de dólares, tercera más alta de las mayores. Por su parte, los Cardenales de San Luis, que nadie los daba como protagonistas empezando el mes de septiembre, dieron cuenta de unos Bravos de Atlanta que sufrieron un descalabro similar al de Boston.

Por momentos como los de anoche es que un fanático se enamora del béisbol, independientemente del equipo al que apoye, porque la hazaña trasciende la afición. Seguir leyendo Los Rays y su guión de película

¿Cuál equipo tiene más fanáticos en Venezuela?

Los Eternos Rivales se dividen la mayor parte de la fanaticada

Esta ha sido la discusión de la tarde en Twitter con varios amigos, y es un tema que desde el inicio hay que estar conscientes de que no hay forma precisa de comprobarlo científicamente, y por eso hay que trabajar con la información disponible.

Tanto Navegantes del Magallanes como Leones del Caracas tienen una base sólida en sus respectivas ciudades (Incluso Magallanes tiene una afición considerable en Caracas) y en todo el resto del país. Desde hace muchos años ha existido el mito de que Magallanes es el equipo más popular y con más fanáticos del país, y siempre que me he preguntado cómo llegan a ese resultado me consigo con la respuesta de que no hay nada que sustente esa premisa.

Quizás en una época en donde el béisbol estaba dominado por Caracas y Magallanes, siendo el primero el equipo capitalino y el segundo un equipo de provincia igualmente exitoso, eso generó que buena parte de las personas del interior del país (especialmente aquellas en las regiones que no tenían equipo) se sintiesen identificadas con los bucaneros. El hecho de que los Navegantes no incluyesen en su nombre a Valencia -su sede- sin duda puede haber ayudado a su popularidad en el resto del país, como el archienemigo natural del Caracas. Seguir leyendo ¿Cuál equipo tiene más fanáticos en Venezuela?

País de Frustraciones

Imagen tomada de: Código Venezuela.

Es lamentable que siendo Venezuela un país tan rico en recursos naturales, se vea limitado por la mezquindad de una sociedad en donde buena parte de la población se cree que sus derechos están por encima de los de los demás y en donde todo el mundo quiere que se apliquen las leyes a otros, pero nunca cumplirlas. Tristemente tenemos un país, en donde la gente que quiere hacer las cosas bien se ve abrumada por una bola de nieve de caos incontrolable que ha crecido tanto que le destruye el espíritu a cualquiera.

Basta con salir a la calle y detenerse en un semáforo a observar el comportamiento de los conductores, peatones y motorizados. Usted puede encontrarse en el sector más cosmopolita de la Capital, y va a encontrarse con una combinación que irá más o menos así:

  1. El motorizado sólo se detendrá si su vida depende de ello y no dudará en aplicar justicia por sus manos (léase: romper retrovisores a mansalva) al que se atreva a interponerse  en la línea pespunteada por la cual circula.
  2. Los peatones, en lugar de cruzar por el rayado van a cruzar en el medio de la vía. Si cruzan por el rayado, lo harán, generalmente, cuando no les corresponde el paso.
  3. Los conductores de autobuses se van a detener trancando dos vías (la de la parada y la vía lenta, como para no perder tiempo al arrancar de nuevo).
  4. El abogado en el auto de lujo que va hablando con su secretaria por celular, circula por el hombrillo.
  5. La soccer mom que va escuchando a Marta Colomina en la camioneta Toyota (O Explorer, en su defecto) se va a estacionar trancando un canal completo mientras espera que los niños salgan del colegio (esa misma que se queda siempre atravesada cuando el semáforo cambia a verde trancando los dos sentidos).
  6. El pavito con el Focus tuneado va zigzagueando y compensando su falta de hombría con un resonador estridente que le alimente el ego que de otra manera no tendría.

A eso hay que sumar el camión de la basura que transita en hora pico y que nunca se orilla para permitir la libre circulación. Ojo, a veces no es su culpa, sino que hay vehículos estacionados indebidamente que se lo impiden.

Tampoco se puede dejar por fuera a los ciudadanos que se estacionan trancando una vía bajo la falsa creencia de que el kiosco de periódico es un autoservicio, sin tener siquiera la mínima cortesía de colocar luces intermitentes.

El problema social no se limita al ciudadano, evidentemente la autoridad es cómplice y corresponsable de este problema, contribuyendo al caos en muchos casos, y omitiendo su deber de actuar en otros tantos, para desgracia de quienes anhelamos alguna vez tener un país verdaderamente de todos los ciudadanos. Y eso va desde el fiscal que manda mensajes de texto mientras el tráfico está colapsado hasta el Alcalde que aprueba planes de cambio de flechado y vialidad y lo aplica sin antes darle publicidad, por no hablar del Ejecutivo Nacional.

Si este tipo de conductas se limitara al volante, la situación no sería tan grave, pero es un reflejo del venezolano en todos sus aspectos. Así como puse el ejemplo del tráfico, puedo hablar de un Banco, de un organismo público, de un tribunal o de una empresa de servicios y todos los personajes se verán representados en la crisis social que tenemos.

No sé si la gente que quiere hacer las cosas bien en este país sea mucha o sea poca, pero lo cierto es que en la calle estamos perdiendo la batalla. La falta de incentivo en este país por hacer las cosas bien asusta, y por eso tanta gente preparada está buscando otros horizontes. Sí, hay algunos que quieren quedarse y hablan de recuperar el país y revertir todos los patrones negativos que nos rodean, lo cual me parece tan admirable como utópico. Sea cual sea la decisión que cada uno tome, este es, hoy por hoy, un país de frustraciones en el que nadie medianamente inteligente puede sentirse satisfecho.