Archivo de la etiqueta: FIFA

Serie del Caribe: ¿Torneo de clubes o de selecciones?

El eterno debate respecto a la naturaleza de la Serie del Caribe, hace que año a año surja la pregunta sin que haya una posición clara de la Confederación del Caribe, de las instituciones o de los medios. ¿Es la Serie del Caribe un torneo de clubes? ¿O se trata de una competición de selecciones?

Remontémonos a los orígenes del torneo para tratar de dar respuesta a una incertidumbre que pocas voces autorizadas se atreven a discutir. La Serie del Caribe nació en 1949, cuando la Confederación del Caribe decidió organizar un torneo en el que se enfrentarían los campeones de Panamá, Cuba, Puerto Rico y Venezuela. Dicho torneo surgió como una alternativa ante el éxito de la Serie Interamericana, que en aquel entonces jugaban equipos provenientes de Cuba, Estados Unidos, México y Venezuela.

La dinámica del torneo era bastante sencilla, los campeones de cada país se enfrentarían a dos vueltas durante seis días. El equipo con más victorias se proclamaría campeón.

Dicha competición tenía un concepto similar al que en 1955 aplicarían las asociaciones de fútbol en Europa, para dar inicio al más importante torneo internacional de clubes del mundo, la UEFA Champions League. Sin que mi intención sea afirmar que el surgimiento de un torneo tuvo que ver con el otro, pareciera que el concepto era exactamente el mismo: Los clubes que quedasen campeones en su país, gozarían del privilegio de participar en una competición internacional.

Ahora bien, ciertas particularidades del béisbol caribeño, han llevado a que la Serie del Caribe se asemeje más a una competición de países que a un torneo de clubes. La primera de esas razones es la participación de refuerzos de otros equipos del país de origen en el campeón representante. La segunda vendría ser la necesidad de los organizadores del torneo de ampliar el mercado del torneo para hacerlo más rentable.

Respecto a la participación de los refuerzos, es una figura polémica y que busca mantener al máximo la competitividad y calidad del torneo, sacrificando hasta cierto punto la integridad de los equipos. Uno no se imaginaría a Iker Casillas reforzando al Barcelona en la Champions League si el Real Madrid no clasifica, pero estamos más que acostumbrados a ver a Robert Pérez reforzando a casi cualquier equipo venezolano en la Serie del Caribe.

No obstante, por más que la figura de los refuerzos per sé resulte difícil de digerir para nosotros los puristas, ello no implica que se está convirtiendo al equipo en una selección, pues se trata de un mecanismo establecido en los estatutos para complementar al campeón del país que se ganó su derecho a participar en la Serie.

Otro aspecto y que quizás es el que más ha influido en la percepción de que la Serie del Caribe es un torneo de selecciones, es el aspecto comercial. No todos los equipos levantan el entusiasmo ni tienen el apoyo que tienen los Leones del Caracas, los Tigres del Licey, los Naranjeros de Hermosillo o los Leones de Ponce en sus respectivos países. Cuando un torneo internacional de clubes recibe protagonistas que no cuentan con un considerable apoyo en sus países de origen, pierde atractivo y en consecuencia, es menos rentable. Basta con imaginarse una Champions League cuyos semifinalistas sean la Sampdoria, el Deportivo La Coruña, el Tottenham y el Werder Bremen, para entender que simplemente no sería lo mismo.

Ahora bien, ante esa situación, se ha vuelto práctica ver cómo se promociona la Serie del Caribe cual torneo de selecciones. De esta manera, los fanáticos en general se sienten incentivados a apoyar al campeón que se presente, aun cuando no sea su equipo. Una vez más, hagamos el ejercicio mental de imaginar a un fanático del Real Madrid coreando cánticos en catalán y celebrando en La Cibeles cuando el Barcelona gana la Champions. Descabellado.

Poco ayudan a la integridad de la Serie, los periodistas que a la ligera se refieren a los Naranjeros de México, los Leones de Venezuela o las Aguilas de Dominicana, reforzando una tendencia que se aleja a lo que es el deber ser y aumentando la confusión.

Por último, si los argumentos antes expuestos no los convencen y siguen pensando que se trata de un torneo de selecciones, pues vamos a analizar el aspecto  jurídico organizativo.

La FIFA organiza  la Copa Mundial de Fútbol, el torneo de selecciones más importante a nivel mundial. Cada país está representado ante tal organismo por una Federación, que es la que se encarga de contratar al técnico, convocar a los jugadores  y todos los aspectos directivos y operativos del conjunto que va a participar en dicho evento. Una vez se celebra, el trofeo que se le concede al campeón es entregado a la Federación.

En el caso de la Serie del Caribe, no son las Federaciones de cada país las que convocan a los jugadores, sino los mismos equipos que al quedar campeones en su país, obtienen el privilegio de participar en la Serie. El trofeo se le otorga al ganador del torneo, no a la Federación de cada país y los exhibe cada club en nombre propio, por lo cual resulta errado hablar de una selección.

En conclusión, pareciera que existen suficientes argumentos desde el punto de vista objetivo para decir que la Serie del Caribe es un torneo de clubes. Que por razones de nacionalismo para algunos, o por mercadeo para otros, se quiera hablar de un torneo de selecciones, es otra cosa.

L4E

Anuncios